Separación Familiar y la Detención de los Niños Inmigrantes

El Contexto

En la primavera de 2018, el Fiscal General Jeff Sessions anunció que los Estados Unidos adoptaría una política de tolerancia cero para personas que tratan de entrar al país ilegalmente, cuya política incluye la separación de niños de sus padres. 

En abril, la Secretaría de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen testificó frente el Comité de Asignaciones de la Cámara de Representantes que la política del departamento era mantener a familias “unidas hasta ser lo más posiblemente operativo,” y “cuando separamos, separamos porque la ley nos indica a separar.” Hablando el próximo mes con un grupo de oficiales de orden público, Sessions dijó, “Si estás traficando un niño, te aplicaremos todo el peso de la ley y el niño será separado de ti de acuerdo con la ley.”

A mediados de junio de 2018, el gobierno federal había separado y detenido más de 2,000 niños, albergando muchos de ellos en jaulas de alambre en facilidades a lo largo de la frontera. 

DHS detuvo a niños que llegaron a la frontera, algunas veces por más de las 72 horas permitidas por ley, y después fueron trasladados a la custodia del Departamento de Salud y Servicios Sociales, quien mantuvo a los niños en “ciudades de carpas”.

Las protestas públicas resultan en una orden ejecutiva en junio de 2018 en la que Presidente Trump oficialmente terminó la política de separación familiar e instruye a DHS a albergar a los niños con sus padres en facilidades existentes. En enero de 2019, el general inspector del Departamento de Salud y Servicios Sociales encontró que el número de niños separados quien han remitido a la Oficina de Reasentamiento de Refugiados ha subido considerablemente desde el verano de 2017 — mucho antes del anuncio de la política de cero tolerancia. En abril 2019, el gobierno confesó en documentos legales que el proceso para reunificar familias puede demorar hasta dos años. Mientras tanto los informes de noticias indican que los niños todavía están siendo separados de sus padres en 2019. La detención indefinida de menores viola el 1997 Acuerdo Judicial Flores, que limita cuánto tiempo los niños de inmigrantes pueden ser detenidos. 

American Oversight está buscando una amplia gama de archivos de las agencias claves que están involucradas en la política de la separación y detención de los niños de inmigrantes detenidos en la frontera, incluyendo información sobre las condiciones en los centros de detención, comunicaciones con el Congreso, e información sobre los costos de la implementación de esta política. 

Documentos que obtuvimos muestran evidencia de un patrón de mala comunicación y desorganización dentro de DHS al mismo tiempo que funcionarios emitían declaraciones públicas engañosas sobre las políticas de la administración. Creamos una amplia línea de tiempo de las comunicaciones de la administración sobre separación familiar, incluyendo ambas declaraciones públicas sobre la política y discusiones internas que descubrimos por medio de la Ley de Libertad de Información. Míralo aquí.

EN INGLÉS